Contactos Periodista Sandy de la Rosa 809-350-6395
Facebook Twitter Google +1     Admin

Fue por celos casos de las damas muerta por sicarios

20140509160419-dibujo.jpg

Insistimos, detrás del sicariato o las muertes por encargo, lo mismo que en el narcotráfico los críemenes se cometen como una cadena o escalera que funciona de peldaño en peldaño sin dejar a la vista la cabeza. En este caso, al menos tenemos un abogado, un empresario y un par de asesinos a sueldo que han sido debidamente identificados. 400 mil pesos, una pistola y un revólver bastaron para quitar la vida a dos mujeres, una de ellas acribillada por error. Este reporte de Ramón Urbáez, de listindiario.com, nos da una idea de la gravedad de tan abominable crimen:

El abogado Julio Cepeda Ureña, de 64 años, presidente del Centro Jurídico Cepeda y Dotel, y de otras firmas y negocios del Ensanche Ozama, fue arrestado anoche por la Policía Nacional, sindicado como presunto autor intelectual de las muerte de la contable Suleika Flores Guzmán, ocurrido el pasado 28 de abril en la avenida Ecológica, y de Natasha Sing Guzmán, ejecutada veinte días antes, por lo mismos sicarios que confundieron a ésta última con la primera.

Previamente, los investigadores policiales, bajo el mando del general César Sena Rojas, capturaron a otros cuatro implicados en los crímenes de las jóvenes profesionales, que según sus propias declaraciones, fueron contratados por el doctor Cepeda Ureña para que mataran a Flores Guzmán, una madre soltera que había trabajado como encargada de contabilidad de sus negocios y con quien mantuvo una relación sentimental mientras fue su empleada.

Una fuente de la investigación dijo a LISTÍN DIARIO que Suleica terminó su trabajo con el abogado Cepeda Ureña en enero pasado y pocos días después fue contratada como secretaria en la embajada de México.

Meses antes, el presunto responsable intelectual de su asesinato le compró un apartamento, un vehículo y le acomodó su casa. Es madre de un niño de una relación anterior.

Los investigadores manejan la versión de que Cepeda Ureña quería mantener en secreto su relación con Suleika, pero que su esposa, que también es abogada, se había enterado. Esta razón y otros disgustos entre el presidente de la firma de abogados Cepeda y Dotel y su antigua contable, habrían creado un móvil poderoso para que éste pagara 200 mil pesos por su asesinato.

Además de la firma Cepeda y Dotel, el doctor Cepeda Ureña es propietario de Inversiones Jumel, Hermanos Cepeda.

C por A, Cepeda Comercial. Compañía Cepeda Ureña y Centro Jurídico Hermanos Cepeda, además de agencias de vehículos y otros negocios. Casi todas las empresas funcionaban en el Edificio Profesional Don Quírico, de cuatro niveles, de la calle Octavio Mejía Ricart 96, cerca de la Sabana Larga, en el Ensanche Ozama.

Cepeda Ureña fue arrestado en su residencia de la calle Cachón de la Rubia, 104, del sector Vista Hermosa, de Santo Domingo Este. El día anterior, el Dicrim apresó a los dos hombres que recibieron el pago por la muerte de Suleika y que, a su vez, subcontrataron a los pistoleros que le dieron muerte, igual que a Natasha Sing por confusión.

Los demás detenidos son Johnny Sención Gómez (El Pai) y Jesús Manuel Mendoza Benítez (El Patrón). El primero contrató al segundo, y éste a los sicarios Amauris Soriano García (Nevado) y a Luis Abel Mariano Pérez, el penúltimo autor material del crimen que fue apresado ayer en el sector Mendoza.

Mariano Pérez fue arrestado en Villa Duarte, luego que escapara de la Policía que lo persiguió hasta Duvergé, donde tiroteó a dos agentes. Los asesinatos de Natasha Sing y el de Suleica Flores, 21 días después, habían causado temor y confusión en la opinión pública.

Viernes, 09 de Mayo de 2014 16:02 sandy sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.