Contactos Periodista Sandy de la Rosa 809-350-6395 sandydelrosa@yahoo.com
Facebook Twitter Google +1     Admin

Los peores carros vendidos al público

20100820154134-escarabajo.jpg

Por Sandy de la Rosa

 

Americanos, europeos y japoneses, los carros que forman parte de este reportaje que les traigo, claro por mi vasta experiencia cogiendo lucha con vehículos viejos, se destacan por los dolores de cabeza que han dado a sus diseñadores y por supuesto a los propietarios.

 

Desde motores que estallan en llamas hasta diseños muy impopulares, te ofrecemos una lista de los peores vehículos de la historia.

 

Todos los conductores que llevan un par de décadas al volante recuerdan algún carro en especial por lo "mal que salió",  de esos que les "dejó botao" uno siempre dice que gasta más en inversión de reparaciones de lo que se gastaron en comprarlo.

 

Más allá de los casos particulares, distintos medios y expertos en el mundo del motor han realizado diversas recopilaciones de "los peores carros de la historia". A continuación te ofrecemos un listado de algunos vehículos que dieron grandes golpes  para las marcas que los lanzaron, echando por tierra todas las expectativas puestas en ellos: Recuerden este listado es parte por experiencia pero las marcas que les digo, en este trabajo, fueron datos sacados de cada compañía que los construyó. Claro mi carro Daewoo Racer  comparado con estos es un lamborghini y el mío no aparece en este listado.

 

AMC Pacer. No sólo tuvo problemas técnicos sino que destacó por la falta de gusto en su diseño y su pobre calidad y ejecución. ¡Incluso contaba con una puerta más grande que otra!

 

Chevrolet Vega. Sufría fallos constantes en el motor y en su primera prueba en pista el morro se separó del resto del chasis. Una vez alcanzó el mercado, destacó por lo reducido de su habitáculo y su poca potencia.

 

Citroën SM. Aunque su potencial era espectacular, este llamativo diseño francés tenía grandes lagunas en cuanto a fiabilidad: perdía aceite y se desprendían las gomas de sellado del sistema de suspensión.

 

De Lorean DMC-12. A pesar de la popularidad derivada de su aparición en la saga cinematográfica "Regreso al futuro" este coche era pesado, falto de potencia y extremadamente caro.

 

Ferrari Mondial 8. También uno de los de Maranello puede estar entre los peores de la historia. "Sólo" tenía 214 CV, algo casi insultante para un Ferrari. Pero, además su electrónica estaba plagada de fallos. Prácticamente todos los sistemas fallaban, acompañados de un tufillo a cable quemado. Y los precios de los talleres oficiales de la marca tampoco contribuyeron a aumentar su popularidad.

 

Fiat Multipla. A pesar de su gran rendimiento, su estética demasiado rupturista no se hizo con el favor de los compradores y se han visto pocas unidades de este modelo por las carreteras.

 

Ford Bronco II. Decir que tenía "tendencia al vuelco" es quedarse corto. Con este coche era todo un riesgo abordar cuestas con mucho desnivel. Todo ello se complementaba con numerosos fallos mecánicos en el motor y el sistema de encendido.

 

Ford Pinto. Aparece en prácticamente todos los listados de los peores coches de la historia, y es que tenía tendencia a incendiarse si era golpeado por detrás. Además, su carrocería se deformaba rápidamente, dejando atrapados a sus ocupantes en caso de accidente.

 

Hummer H2. Su diseño demasiado militarista y su agresiva estética hicieron que un público demasiado sensibilizado por las catástrofes del 11S dejara de lado a este modelo.

 

Pontiac Fiero. Este modelo solo estuvo cuatro años en el mercado, que estuvieron plagados de llamadas a revisión por incendios en el motor o problemas con la marcha atrás.

 

Renault Dauphine. Orientado a satisfacer la creciente demanda de vehículos de los sesenta, Renault ofreció una solución muy deficitaria: un modelo con poca potencia que tardaba medio minuto en alcanzar 100 km/h.

 

Trabant. Era un Volkswagen para pobres, para conductores con presupuestos cortos que daban por supuestos los problemas de calidad. Estaba fabricado con Duraplast (una resina reforzada con fibras de algodón), ya que en la Alemania de posguerra el acero era un lujo.

Viernes, 20 de Agosto de 2010 15:41 sandy sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.