Contactos Periodista Sandy de la Rosa 809-350-6395
Facebook Twitter Google +1     Admin

Este fin de semana toma su gran empuje el carnaval dominicano

20090214140852-santiago-02-5b1-5d.jpg

Sandy de la Rosa

 

 

El ambiente carnavalesco que se siente en el país tomará su gran impulso este fin de semana, con el desfile del domingo de las más de cien comparsas que competirán por casi un millón de pesos en los tres primeros lugares, en el municipio Santo Domingo Este, desde las dos de la tarde en la avenida España estarán participando miles de personas que todos los años asisten a esta fiesta popular.

 

En tanto que a nivel nacional, los organizadores de los carnavales de La Vega y Santo Domingo, en esta última que se espera estarán representadas las diferentes provincias del país, asistan miles de turistas, tanto los que se encuentran en el país vacacionado como los que vendrán expresamente a participar en el carnaval.

 

Siendo uno de los baile más conocidos el de máscaras vegano, cuyos carnavales más vistosos y organizados del Caribe y Centroamérica, convocan a la llegada del visitante no sólo de todo el país sino también del exterior.

 

Una forma simple de describir el carnaval de La Vega es decir que es una pasión, no hay otra forma de describir el amor que sienten los veganos por sus fiestas en febrero, que cada año llama la atención de propios y extraños, quienes quedan maravillado con esa expresión folklórica que desde hace mucho tiempo trasciende las fronteras de la provincia.

 

Historia del carnaval de La Vega

 

Según datos históricos el carnaval de La Vega se remonta a la época de la colonia española, la cual tenía gran influencia de las carnestolendas de España.

 

En el país, los historiadores, sitúan los inicios del carnaval vegano en la antigua ciudad de la Concepción de La Vega, donde a principios de 1515 se recreaba la representación de moros y cristianos durante un proceso seguido al clérigo Álvaro de Castro por sus actividades mundanas.

 

Aunque según cuentan los nativos de La Vega, la etapa moderna del carnaval se inicia a mitad de los años ochenta (1985) cuando grupos de nativos veganos que residen en Santo Domingo deciden llevar el desfile que organiza la Secretaría de Turismo los “diablos cojuelos” y otros personajes del carnaval vegano, que ganaron casi todos los premios entonces otorgados.

 

Para la fecha del 1988 se crea la Unión Carnavalesca Vegana (UCAVE) y ese mismo año eligen a José Peralta Michel, prestigioso munícipe, como Rey del Carnaval de La Vega.

 

 

Otras ciudades muestran coloridos ritmos del carnaval

 

El carnaval de la ciudad de Azua, situada al Suroeste del país, es uno de los más antiguos. Se celebra, además en el período de carnestolenda, en las fiestas patronales en honor a la Virgen de Las Mercedes.

 

En San Pedro de Macorís

 

Uno de los “diablos” más conocidos en el país lo representa la presencia de los Gulollas, que es muy característico en los carnavales dominicanos verlo con trajes llamativos de colores, adornados con espejos pequeños y capa amarilla y roja.  Con sus vejigas de toro y foetes bailan al compás de la flauta, el cencerro y la tambora. Sus bailes son muy atractivos e inclusos han dado lugar a canciones y documentales.

 

El carnaval de Cotuí

 

Aunque una elite española explotará las riquezas de las minas de oro de Cotuí, los sectores populares habitados por descendientes negros congos africanos terminaron adueñándose del carnaval convirtiéndolo en uno de los más creativos del país.

 

De aquí salen las figuras carnavalescas “El muñeco y Los Tiznaos”, comunes a otros lugares del país, en Bonao surgen variedades muy particulares de estos personajes como “el Muerto con su plegaria, la Culebra y los Sietes Pecados, El General Cocotico y la Muerte en Zancos.

 

En Puerto Plata

Desde final del siglo pasado hay informaciones sobre el carnaval en la ciudad de Puerto Plata, el cual se enriquece con la llegada de grupos cubanos a principios del presente siglo.

 

En San Juan

Como expresión marginal en relación con la cultura tradicional los moradores de los barrios populares de San Juan de la Maguana realizan un carnaval cimarrón, lleno de creación y originalidad.  Aparecen personajes únicos, como Cocoricamo, reportado por don Fernando Ortiz en el carnaval de La Habana, Cuba, a principios de siglo, compuesto básicamente por una cabeza de caballo y Las Tifuas.

 

El carnaval de Cabral

En Cabral, una pequeña población situada en las cercanías de Barahona, se celebra el “carnaval cimarrón”, diferente al carnaval europeo de las carnestolendas, donde encontramos Las Cachúas, nombre dado a las comparsas por el lucimiento de cachos en las caretas.

 

 

En Salcedo

 

En Salcedo, la tierra de las hermanas Mirabal, el personaje central de su carnaval es el diablo cojuelo, el cual recibe el nombre de Macarao, vulgo de la expresión “enmascarado”.

 

Estos diablos cojuelos tienen un traje muy vistoso, en base a hermosos contrastes multicolores que son posibles con el papel crepé.

 

Los participantes lucen variadas mascaras que simbolizan y representan animales como los elefantes, por ejemplo.

 

Historia del Macarao

El último día de las celebraciones el pueblo, que hasta entonces les temía y respectaba, se abalanza sobre los enmascarados y les arranca todos los papeles que los adornan, en un acto simbólico de purificación a fin de obligarlos a confeccionar el próximo año un nuevo traje, dejando las calles llenas de un arco iris en crepé que irradia y lleva el viento por las calles.

Sábado, 14 de Febrero de 2009 14:08 sandy sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.