Contactos Periodista Sandy de la Rosa 809-350-6395
Facebook Twitter Google +1     Admin

! Cuidado nueva forma de robo...

20080827231728-imagen-3758142-1.jpg

Hace aproximadamente un mes se encontraba una mujer a la entrada de Unicentro distribuyendo volantes a todas las mujeres que pasaban por ahí. La mujer había escrito en el volante una experiencia que tuvo para prevenir a otras tantas.

El día anterior esta mujer había terminado sus compras y se dirigió a su carro, descubriendo una llanta pinchada. Sacó el gato del baúl para cambiarla. Se acercó un joven señor, vestido con traje aparentemente todo un ejecutivo portando un portafolio y le preguntó: Noté que trata de cambiar la llanta pinchada, le gustaría que le ayude?

La mujer agradecida aceptó la oferta. Charlaron cordialmente mientras el hombre cambiaba la llanta, entonces introdujo la llanta pinchada en el baúl, así como el gato y se sacudió sus manos en señal de que había terminado. La mujer le agradeció profundamente la ayuda e iba a subir a su carro cuando el hombre le preguntó si podría acercarlo a su carro que se encontraba al otro lado del centro comercial.

Ella se sorprendió y le preguntó por qué su carro se encontraba del otro lado, él le explicó que había quedado en verse con un viejo amigo de ese lado del centro comercial y que había tomado una salida equivocada motivo por el cual se encontraba de ese lado. La mujer odiaba decirle un no después de que tan amablemente la ayudó, pero presintió algo. Entonces ella recordó haberlo visto meter su portafolio en el baúl cuando metió la llanta para guardarla.

Le contestó que con mucho gusto lo llevaría pero que acababa de recordar que había olvidado comprar algo, que no tardaría, sólo le tomaría unos cuantos minutos y que podría aguardarla sentado dentro del carro pues sería lo mas rápida posible.

Ella tomó el tiquete del parqueadero, su bolso y las llaves del carro y entró nuevamente al centro comercial comentándole a un guardia de seguridad lo sucedido.El guardia salió con ella y se dirigieron a su carro, pero el hombre ya no estaba. Abrieron el baúl y ella sacó el portafolio y llamaron a la policía.

El policía lo abrió y cual va siendo su sorpresa cuando encontraron una soga, cinta adhesiva y navajas, cuando la policía revisó la llanta pinchada, no encontró ninguna pinchadura, simple y sencillamente le sacaron el aire. Eran obvias las malas intenciones del hombre.

Esta información la envia ashleybueno02@hotmail.com

Miércoles, 27 de Agosto de 2008 20:44 sandy sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.